Este sitio web utiliza cookiesMás informaciónOcultar mensaje

El camino menos transitado

La responsabilidad corporativa tiene muchos significados para nosotros. Refleja nuestra responsabilidad de adoptar un modelo empresarial que nos permita alcanzar el éxito en términos de rentabilidad comercial y que tenga un efecto positivo en las personas y en el entorno.

Time for Change_Image

 
En un mundo con unos recursos limitados, la economía lineal de «tomar, fabricar y desechar» es insostenible. Existe una forma más adecuada: rediseñar los negocios para crear productos puedan volver a fabricarse siguiendo un patrón circular, como el que se puede observar en la naturaleza. En nuestra opinión, los negocios deben rediseñar sus modelos para adoptar la economía circular, donde todos los productos puedan reutilizarse y reciclarse.

En 2008, inspirado por el concepto Cradle to Cradle® (De la cuna a la cuna), el equipo directivo de Desso, incluidos Alexander Collot d'Escury, Director ejecutivo, establecieron el trayecto de la empresa para crear todos sus productos de acuerdo con los principios Cradle to Cradle® para 2020.

Inspirado en el ciclo continuo de la naturaleza, este concepto exige a las empresas que utilicen los materiales y diseñen sus productos de forma positiva para el medio ambiente y la salud de las personas. En términos generales, esto significa emplear materiales definidos de forma positiva1) para que sea posible devolver los productos y reciclar los materiales a fin de crear nuevos productos de gran calidad a través de dos vías: técnica o biológica. En la primera, se devuelven los materiales al proceso de fabricación para crear productos nuevos; en la segunda, se pueden convertir en nutrientes para la tierra.

En ambos casos, presentan el mismo comportamiento que los sistemas vivos naturales, como el cerezo, al usar todos los materiales para generar un nuevo crecimiento en un ciclo interminable.

Sin embargo, esto no es fácil. Existe una gran cantidad de procesos complejos y rigurosos que es necesario respetar para asegurarse de que un producto pueda satisfacer los cinco criterios establecidos por los asesores del programa Cradle to Cradle CertifiedCM y formulados por los cofundadores del concepto, el profesor y doctor Michael Braungart, químico alemán y antiguo científico de Greenpeace, y William McDonough, arquitecto estadounidense.

Desso cree que su compromiso con la filosofía Cradle to Cradle® y la transición a la economía circular le permitirán ser más eficiente al utilizar recursos naturales, mejorar el impacto medioambiental y desarrollar materiales más saludables en sus productos que beneficien tanto a las personas como al planeta.

1) Definido de forma positiva = todos los ingredientes se han clasificado en las categorías Verde (óptimo) o Amarillo (tolerable) conforme a los criterios de evaluación Cradle to Cradle®, tal y como se describió en el programa Cradle to Cradle CertifiedCM (versión 2.1.1), elaborado por MBDC en septiembre de 2008 y actualizado en enero de 2011.

  • Comparte esta página
  • twitter
  • linkedin
  • facebook
  • email